habla en su lengua

¿Dónde está mi plata?

Publicado: 2017-01-19

Hace poco una nota de El Comercio (16.ENE.2017) titulada “¿Cuánto cayeron las acciones de Graña y Montero?”, firmada por Elida Vega, informaba la caída estrepitosa de las acciones de la constructora Graña y Montero (GyM) que “en medio de semanas de crisis reputacional” ha perdido el 40% de su valor, sacudida por el impacto negativo del pago de coimas de Odebrecht, una de sus socias.

Esto debería preocupar, siquiera un poquito, a alguno de los 6 Mlls de afiliados activos al Sistema Privado de Pensiones porque parte de los S/135 mil millones que componen el fondo que administran las AFP (nuestro fondo), se destina, entre otras cosas, al financiamiento de proyectos de inversión privada, o de empresas de distintos sectores, entre ellos construcción.

Tomando como ejemplo el caso de GyM, de acuerdo a la información publicada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, al 31 de julio de 2016, las cuatro AFP han invertido poco más de S/ 1,278 millones en acciones de esta empresa: Hábitat, 22.6 Mlls; Integra, 519.9 Mlls; Prima, 316.1 Mlls; y Profuturo, 419.6 Mlls). Y si consideramos que, de acuerdo a lo señalado por GyM en su Memoria Anual 2015, AFP Integra y Profuturo AFP se encuentran entre las principales accionistas con 6.11% y 5.68% de participación, respectivamente, la preocupación por el destino de nuestros fondos debería ser un poquito más que un deber moral ¿no?

Si está bien o está mal que nuestra respectiva AFP invierta en una empresa como GyM (vinculada hoy a casos de corrupción) o que posea acciones a pesar de la pérdida de valor en el mercado, más allá de las imputaciones o del nivel de responsabilidad que todavía se desconocen -pues las investigaciones en nuestro país apenas han comenzado- lo que debería preocuparnos a los afiliados es que nos resulte difícil conocer con certeza cuál es el destino de nuestros fondos, cuánto valor están generando para nuestro futuro, o si, actualmente, se encuentran invertidos en proyectos o empresas en evidente riesgo.

En mi caso particular, como afiliado de Habitat puedo dar fe de la limitación a acceder a dicha información.

Decidí llamar a mi AFP para saber si todavía mantiene los S/22.6 Mlls invertidos en las acciones de GyM, a pesar de la pérdida de valor de dichas acciones, pues ni el estado de cuenta que me remiten mensualmente, ni el aplicativo web disponible, me brindan dicha información. Luego de 39 minutos pegado al teléfono, la respuesta que obtuve de las dos señoritas que me atendieron fue que dicha información solo podría brindármela mi ejecutiva, porque ellas no la tenían; y que debía esperar su llamada. Sigo esperando.

En 2012, la Ley del Sistema Privado de Administración de Fondos de Pensiones fue modificada para transparentar la gestión de nuestros fondos, incorporando disposiciones que obligan a las AFP a actuar con diligencia y a actuar “con reserva, prudencia y honestidad en el uso de los recursos informativos, tecnológicos y financieros que respalden los procesos de tomas de decisiones en la administración” de nuestros fondos (Artículo 21ºB).

La citada reforma estableció la responsabilidad de las AFP “de implementar los soportes de Buen Gobierno Corporativo y mejores prácticas” y en cumplimiento de éstas las obligó a:

1. Rendir cuentas a los afiliados sobre el resultado de sus inversiones;

2. Administrar los fondos atendiendo siempre al interés de los afiliados; y

3. Aplicar otras políticas internas que sustenten los principios del gobierno corporativo.

Todo ello pensando siempre en “promover una gestión eficiente, flexible y oportuna del portafolio, que incentive la diversificación del riesgo financiero y que se base en las reglas prudenciales de gestión de portafolios”, como una obligación dispuesta por la propia ley (Artículo 22º), que es lo que bien podría definir el servicio de administración de fondos que nos brinda nuestra AFP como uno idóneo y transparente.

Por todo ello creo que tiene sentido preguntarme ¿qué está ocurriendo con mi fondo? o ¿dónde está mi plata?


PS.- Si algún funcionario de Habitat llegara a leer este post, mi reclamo (por falta de idoneidad en el servicio y falta de transparencia o limitación a la información a la cual tengo derecho acceder) tiene el número 665553.

------

Texto publicado en: www.cabrera.pe


Escrito por

Martin Cabrera

Escribo porque no decir nada, no conjugar un verbo, te convierte en piedra. Escribo para abrir camino y porque la palabra es libre. @martcab


Publicado en

El Guineo

la palabra libre