habla en su lengua

Dibujo: alvaro portales

Les importa un carajo

Publicado: 2016-10-11

El Perú es reconocido como uno de los destinos más ricos en patrimonio cultural. Tenemos doce (12) sitios “Patrimonio de la Humanidad” reconocidos por la Unesco, ocupando el puesto 22, a nivel mundial. 

Empero, por increíble que parezca, el presupuesto (Ppto) que se asigna a las “acciones y servicios en materia de cultura, deporte y recreación a nivel nacional, orientados a contribuir al desarrollo integral del individuo, mejorar la convivencia social, preservar y difundir la cultura” [así se define la función 21 “Cultura y Deporte” del Ppto], apenas supera el 1%. De cada S/10, apenas S/0.10 se destinan a “Cultura y Deporte”.

¿Qué pasa en las regiones? Lo asignado por éstas, en relación a su Ppto para ejecutar, no llega ni al 1%. Y regiones como Cajamarca, La Libertad, Madre de Dios, Piura o la Municipalidad de Lima, ni siquiera aplican dicha función.

El Callao lidera el ranking con S/10 Mlls asignados a dicha función (0.95% de su Ppto), de los que ha ejecutado el 67%.

El último lugar lo ocupa el Gobierno Regional de Tumbes que inicialmente consideró un Ppto de S/2.8 Mlls para “Cultura y Deporte”, pero luego lo redujo a (0).

Es revelador advertir que los montos asignados a esta función, además de ser irrisorios –comparados con los que van para ‘fierro y cemento’-, en general no han llegado ni al 75% de ejecución.

¿Y la Municipalidad de Tumbes? Asignó S/48 mil (y solo ha gastado 10%), teniendo un Ppto institucional de S/ 85 Mlls para ejecutar.

Algunos congresistas que visitaron Tumbes se preguntaban ¿por qué esta región no tiene Teatros, Bibliotecas, Complejos Arqueológicos, o más sitios de recreación? Parece que a nuestras autoridades la cultura les importa un carajo.

-----

Texto publicado en Diario Correo el 10.OCT.2016.


Escrito por

Martin Cabrera

Escribo porque no decir nada, no conjugar un verbo, te convierte en piedra. Escribo para abrir camino y porque la palabra es libre. @martcab


Publicado en

El Guineo

la palabra libre