reconoce sus orígenes

imagen: internet

Los erráticos y su voto

Publicado: 2016-04-04

“Errar es humano, dijo el pato y se bajó de la gallina; perdonar es divino, dijo la gallina y se fue detrás del pato”. Como muchos, crecí oyendo frases como esta sobre el error.

Errar es un acto humano capaz de - las más de las veces y dependiendo el contexto- ennoblecer a la persona que lo comete. Por eso se dice que errar es de humanos, pero echarle la culpa al otro es más humano todavía. Lo innegable del error es que siempre deja una lección (que no la aprendamos ¡es otra cosa!).

El domingo ejerceremos nuevamente nuestro derecho al voto, en una de las elecciones más importantes: la de congresistas ¿Por qué es la más importante? Porque son ellos -no el Presidente, alcaldes o gobernadores regionales- los que representan (o deberían) nuestros intereses frente al Estado.

Aprueban leyes para resolver nuestros problemas (no los suyos). Fiscalizan que el aparato público y sus autoridades cumplan con la ley y no se roben nuestra plata (ellos tampoco). Y por supuesto nos representan, manteniéndose cerca a nosotros, para que la región y el país mejoren (no su situación económica, más aún si se reeligen).

Pero la mayoría del mal llamado “electarado” (yo prefiero “los erráticos”), no reparan en eso y deciden votar –como diría mi hermana- “a la maldita sea”, sin evaluar antecedentes, propuestas, si el candidato merece (¿otra vez) nuestra confianza, o si tiene la capacidad y ganas de trabajar para todos (no para sus intereses).

El elector debe entender que ir a votar no es como ir al baño a hacer “popó” (un acto de necesidad no razonado), sino el ejercicio de un súper derecho que debe cumplirse con responsabilidad, porque hacerlo mal puede convertir dicho acto en la peor de las cag…[censura]. Evitemos el error, llevemos a las urnas un voto (con “V”) consciente.

-----

Texto publicado en Diario Correo Tumbes (4.ABR.2016)

PS.- Si quieren leer algo mucho mejor sobre el error, lean "La alegría del error" de Alberto Salcedo Ramos, en Etiqueta Negra.


Escrito por

Martin Cabrera

Escribo porque no decir nada, no conjugar un verbo, te convierte en piedra. Escribo para abrir camino y porque la palabra es libre. @martcab


Publicado en

El Guineo

la palabra libre